Super Semillas para Diabeticos

semillas2Civilizaciones antiguas consumían en su base alimentaria semillas que hoy día son consideradas superalimentos por su valor nutricional y potencial para ayudar en el tratamiento de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2.

Las semillas de chía ofrecen fibra dietética y ácidos grasos omega-3, ayudan a controlar la glicemia, reducir la resistencia a la insulina y disminuir el Riesgo de enfermedades cardiacas  en pacientes con diabetes tipo 2

 ES IMPORTANTE SIEMPRE ANTES DE CONSUMIR ALGUNA DE ESTAS SEMILLAS CONSULTARLO CON SU MEDICO, YA QUE PUEDE HABER PATOLOGIAS QUE USTED PADEZCA QUE NO SEAN COMPATIBLES CON EL CONSUMO DE ESTAS SEMILLAS

chia

¿Qué es la chía?

Las semillas de chía son cosecha de la planta Salvia columbariae, familia de las lamiáceas. Su cultivo se origina en México y se remonta a la civilización azteca. Hoy día, la chía se cultiva comercialmente en América Central y América del Sur. Estas semillas comestibles formaron parte importante de la economía de muchas tribus de nativos americanos en California utilizada con fines alimenticios y medicinales.

¿Por qué es buena para los diabéticos?

Un estudio indicó que las semillas de chía podrían ayudar a pacientes diabéticos en el control de glucosa en la sangre a la vez que protegen su corazón. Salba, una variante de la chía cuya semilla es blanca, ayudó a reducir la glucemia después de las comidas en individuos sanos.

Los investigadores evaluaron la efectividad de la semilla en 11 pacientes (cinco hombres y seis mujeres) no diabéticos a los que se les dio a comer aleatoriamente pan horneado con semillas de chía en concentraciones desde cero, siete, 15 y 24 gramos. Se recolectaron muestras de sangre después de comer. Los resultados de este estudio publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition en la edición de abril de 2010, reveló que el consumo de chía, aún en cantidades pequeñas, ayuda a reducir el apetito y los niveles de glicemia después de las comidas o glucemia posprandial.

Todavía hace falta más investigación para poder llegar a conclusiones más específicas sobre los efectos del consumo de esta semilla en pacientes diabéticos.

quinoaQué es la quinoa?

La quinoa es una semilla cultivada por las civilizaciones incas desde hace más de seis mil años. Se encuentra en forma nativa en la zona de los Andes desde Colombia hasta el sur de Chile. Sus principales proveedores son Bolivia, Perú y los Estados Unidos, pero su cultivo ha aumentado a nivel mundial por ser una semilla con capacidad de germinar en terrenos áridos y poco fértiles y ser un alimento de alto valor nutricional.

Son más de tres mil variedades de quinoa siendo la blanca, la roja y la negra las más populares. Esta semilla se cuece como grano y puede ser consumida caliente en las mañanas, tal como el cereal, junto a vegetales y nueces en ensaladas, como sustituto del arroz y en sopas. Su versatilidad en la cocina, valor nutricional y tiempo de cocción relativamente rápido -20 minutos por cada taza- ha popularizado su consumo.

La quinoa se considerada un superalimento, promueve la buena salud en general por ser fuente de aminoácidos, vitaminas, minerales, grasas esenciales y fibra. La quinoa es un alimento bueno para todos: ofrece la nutrición necesaria para ancianos, ayuda en el desarrollo de infantes y presta rendimiento a los atletas. La quinoa reduce el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes y por ser libre de gluten, ayuda en el tratamiento de la celiaquía o intolerancia al gluten.

¿Por qué es buena para los diabéticos?

Científicos de la Universidad de São Paulo, Brasil, estudiaron diez granos y legumbres oriundos del Perú y su potencial en el manejo de las primeras etapas de la diabetes tipo 2. De acuerdo a los hallazgos, encontraron que la quinoa es rica en el antioxidante quercetina, sus propiedades podrían ayudar a en el manejo de la diabetes y la hipertensión asociada.

La quinoa es alta en proteínas, aminoácidos esenciales que el cuerpo no produce y los consigue solo a través de la dieta. Es tan rica en proteínas que sustituye a la carne en valor nutricional, un total de nueve aminoácidos esenciales, sin las grasas saturadas y el colesterol. Los paciente diabéticos están en mayor riesgo de sufrir complicaciones en el sistema cardiovascular, el exceso de colesterol en la sangre lo pone en riesgo de lesiones en las arterias que pueden conducir a un ataque cardíaco.

Entre sus minerales se destaca el zinc, el selenio y la vitamina E. Estos minerales y vitaminas ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes.

La obesidad es uno de los factores de riesgo para la diabetes tipo 2, la quinoa ha probado ser un alimentos aliado en el control de peso. Por cada taza de quinoa obtienes ocho gramos de proteína y cinco gramos de fibra. Los alimentos ricos en fibra son procesados lentamente manteniéndolo saciado por más tiempo. La fibra en esta semilla agrega volumen a las heces ayudando en los procesos digestivos y evitando el estreñimiento.

Maneras de incorporar quinoa en la dieta

La quinoa se consume como grano pero es una semilla. La puede conseguir en los mercados en la sección de arroces y cucús. Es un alimento libre de gluten, por eso es buena para los pacientes celíacos.

La quinoa se prepara de modo similar al arroz. Se recomienda que antes de su uso se remoje en agua, o con la ayuda de un colador de hoyos muy finos, se enjuague bajo el grifo de agua caliente. La abrasión del movimiento de la coladera y el agua permitirá enjuagarse bien. Escurra el agua y ya está lista para cocinar.

Puede prepararla como arroz: use 1 ½ taza de agua, o caldo de pollo bajo en sal o caldo de vegetales, por cada taza de quinoa. Lleve el líquido hasta su punto de ebullición, reduzca el fuego, tape y cocine a fuego lento hasta que el grano absorba todo el líquido. Puede añadir hierbas frescas o secas, nueces o frutas secas (pasas, arándanos).

Mucho la prefieren caliente en el desayuno para comenzar el día con energía. Prepárela de modo similar a la avena, con leche o agua, canela o un toque de vainilla, acompañado de frutas secas (pasas, arándanos) o nueces.

lino¿Qué es la linaza?

La linaza es la semilla de la planta de lino Linum usitatissimum. Se cree que es originaria de Egipto. Es una semilla ovalada, plana y puntiaguda. Su color puede variar entre café a amarillo pálido. Su textura es tostada y chiclosa con un sutil sabor a nuez.

Entre sus usos medicinales el más popular es el del tratamiento contra el estreñimiento y otros trastornos gastrointestinales como: diverticulitis, síndrome del intestino irritable o colon irritable, colitis ulcerosa, gastritis y la inflamación del intestino delgado.

La linaza podría apoyar la función renal en las personas con lupus eritematoso sistémico (LES). Se usa en la piel para el tratamiento de acné, quemaduras, eczema y psoriasis. También se usa para aminorar las molestias de la menopausia, como los sofocos o bochornos. Las semillas de linaza ayudan a bloquear los tumores en animales por lo que podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer en humanos.

Existe poca evidencia científica para atribuirle cualidades curativas, pero por ser alta en fibra soluble e insoluble y ácidos grasos omega-3, puede ayudar al control de peso o a perder peso, a bajar el colesterol y la respuesta de la glucosa en la sangre luego de las comidas.

¿Por qué es buena para los diabéticos?

De acuerdo a la Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales (NMCD, por sus siglas en inglés), en la cual se clasifica la efectividad de los suplementos naturales en base a evidencia científica, la linaza es posiblemente efectiva para reducir los niveles de hemoglobina A1c y el colesterol en individuos con el colesterol alto.

La obesidad está enlazada a enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades de venas y corazón y existe una tendencia en pacientes diabéticos a padecer enfermedades cardiovasculares.

La linaza es rica en fibra soluble e insoluble. La fibra soluble atrae agua durante el proceso de digestión y convierte los alimentos en un tipo de gel que hace la digestión más lenta. La fibra insoluble acelera el paso de los alimentos a través del estómago y de los intestinos, mantiene el tracto intestinal sano y le agrega volumen a las heces.

Se ha comprobado que la fibra ayuda en el control de peso brindando saciedad, lo que le hace comer menos. La fibra soluble ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol “malo”) y apoya la salud cardiovascular al reducir el riesgo de acumulación de placas de colesterol en las arterias. La fibra soluble podría prevenir la diabetes tipo 2 o ayudar en su manejo al retrasar la absorción de azúcares y controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Maneras de incorporar linaza en la dieta

La linaza se consigue en los mercados en forma de semilla entera, en aceite, en pastillas y molida. La mejor forma de aprovecharla es molida. Los expertos recomiendan que muela las semillas con la ayuda de una licuadora o un procesador de alimentos justo antes de consumirlas, una taza a la vez. La linaza restante debe ser guardada en un recipiente hermético y refrigerarla.

Es saludable incluir al menos una cucharada al día como suplemento nutricional. Puede agregar las semillas de linaza molida sobre cereal, yogur, en batidos de fruta o sobre ensaladas de frutas o vegetales. Deje reposar una cucharada de linaza en una taza de agua en el refrigerador y se formará un gel. Puede tomarlo solo o añadirlo a jugos naturales. Su consumo antes de las comidas ofrece sensación de saciedad y le ayudará a controlar el apetito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.